Logo Sociedad en Movimiento

¿Cómo es el negocio, … socio?


En abril del año pasado publicamos una columna titulada: “¿Cuál será el próximo capítulo?” que finalizaba diciendo: “El capítulo más reciente ocurrió hace dos semanas: ENERTOLIMA, nuestro socio en la Empresa de Energía de Pereira, sorprendió al país anunciando que había vendido, a CELSIA, una empresa el Grupo Argos, del otrora Sindicato Antioqueño, su operación de distribución de energía eléctrica en los 47 municipios del Tolima.  

Ahora, la de la Empresa de Energía de Pereira, E.E.P., es la única red de distribución que maneja la sociedad ENERTOLIMA y lo que hará con ella debería preocuparnos, porque podría entregarla como “encima” de cualquier negocio, o conservarla como base, para reingresar en el mercado de distribución de energía. Por los antecedentes, cualquiera que sea su acción, nos podría producir sorpresas desagradables.”  

El nuevo capítulo está escrito: Seremos accionistas de “Caribe Sol”, empresa que distribuirá energía eléctrica en los departamentos de Atlántico, Magdalena y La Guajira y que será propiedad del Consorcio Energía de la Costa, integrado por la Empresa de Energía de Pereira y “Latin Group Corporation”, nombre que adoptó ENERTOLIMA después de vender sus activos y su operación de distribución eléctrica y que, según la prensa, es propiedad de Alberto Ríos Velilla.  

 

 

Lo que anticipamos en nuestra columna de hace un año: “Por los antecedentes, cualquiera que sea su acción, (de ENERTOLIMA) nos podría producir sorpresas desagradables”, se ha cumplido, porque la noticia sobre la participación de la Empresa de Energía de Pereira en ese consorcio nos produce desconcierto y gran inquietud.  

Que surgen, entre otras razones, de que el consorcio, del que sorpresivamente somos socios, deberá responder por el cumplimiento de un “Plan de Inversiones Mínimo”, que requerirá una inyección de $2.600.000.000.000 (2,6 billones) en los próximos cinco años y en el que, según la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, “se espera que las primeras grandes obras, como intervención de redes, se hagan a finales de este 2020.”  

Tememos, entonces que, al participar en esa inversión, desmesurada, en cualquier proporción, para las capacidades de la Empresa de Energía de Pereira, desaparezcan, para los próximos años, las utilidades que esta empresa le transfiere al municipio de Pereira que, en 2018, última cifra disponible, fueron más de $14.000 millones.   

O que ocurra lo mismo que en 2005, cuando la Empresa de Energía de Pereira, súbitamente, resultó accionista de ENERTOLIMA, invirtiendo $3.000 millones que le prestó, personalmente, Ríos Velilla, mediante un irregular “convenio”, que les permitió a las partes eludir la legislación vigente sobre contratos de empréstito de empresas oficiales.   

En un capítulo posterior, ENERTOLIMA adquirió el 49% de nuestra E.E.P. y su administración.   

Los pereiranos necesitamos explicaciones. ¿Quién las dará?, ¿nuestro socio?  

Fecha: 30 de Marzo de 2020
Lugar: Colombia
Regresar
Califique esta Publicación
Puntuación: 4,52734375 / Votos: 256