Logo Sociedad en Movimiento

Pereira Innova, ¿en la ruta final?

James Fonseca Morales 

Columnista  

El ejercicio de prospectiva “Pereira 2032”, con objetivos concretos en cuanto a la transformación de la comunidad a través del conocimiento, se formuló hace 9 años. Uno de sus frutos más brillantes fue la política pública “Pereira Innova”, con la que Pereira ha sido referente y pionero nacional, entre otras cosas, por su financiación, con el 3% de los recursos de libre destinación del municipio, asignado hasta este 2019.

En su ajuste y mejoramiento, se han hecho inversiones importantes de dinero por parte del municipio y de esfuerzos desde las Universidades Católica de Pereira, Libre, Tecnológica de Pereira y desde la Comisión Regional de Competitividad, entre otras instituciones.  

Si consideramos que hoy, en el Centro de Desarrollo Infantil del barrio Tokio, los niños juegan y aprenden con robots, que en la Red de Nodos de Ciencia, Tecnología e Innovación, Parquesoft Pereira acumula premios internacionales, que la ciudad cuenta con uno de los primeros Centros de Innovación y Productividad del país y que Pereira ocupa el quinto puesto en el índice de competitividad del país y también Risaralda en el de innovación; debemos concluir que los objetivos van avanzando, como producto del esfuerzo mancomunado de los gobiernos locales, la academia y el sector privado.  

Por esto, es evidente y además necesario, que la política pública “Pereira Innova” se mantenga, soportada en la misma alianza y financiada con iguales o incluso mayores recursos. Sin embargo, parece que el municipio de Pereira busca de vías excusadas para abandonar la coalición, a pesar de su éxito.  

En 2018 se reunieron con él, en varias mesas técnicas, todos los actores del sector, para concertar una propuesta que prorrogara, o reemplazara, a “Pereira Innova”. La Secretaría de Desarrollo Económico de Pereira, se comprometió a socializar el texto final, pero se mantuvo en silencio y la semana pasada, sin contar con sus aliados, presentó su propio proyecto, que deja por fuera gran parte de lo concertado desde 2009, al Concejo Municipal.  

Ese proyecto no tiene soporte financiero, porque elimina el aporte del 3% de los recursos de libre destinación, para ejecutar la política pública, lo que la pondría a depender de las eventuales asignaciones que el alcalde de turno quisiera hacerle. Una ruta segura a la desaparición.  

Esta conducta puede deberse a que el Municipio duda de la capacidad de sus socios, o cree que la gestión de sus empleados será suficiente para impulsar la política, o se trata, como en la desaparición del Instituto de Cultura, de concentrar en el alcalde, el próximo en este caso, la disposición, del mayor volumen posible, de los fondos del municipio.  

En cualquier caso, llevaría a la pérdida de los recursos invertidos y al estancamiento de la proyección de la región.  

Fuente: www.eldiario.com


Fecha: 28 de Mayo de 2019
Califique esta publicación
Puntuación: 4,68 / Votos: 25

Area de comentarios

Deja tu comentario: