Logo Sociedad en Movimiento

Un científico aeronáutico risaraldense


Gracias a su trabajo de ingeniería inversa para fabricar piezas aeronáuticas, el ingeniero mecatrónico Sebastián Nieto se ha convertido en uno de los jóvenes investigadores más destacados de Risaralda.

 

Desde que cursaba su bachillerato en el colegio oficial Pablo VI de Dosquebradas, el ingeniero mecatrónico Sebastián Nieto Narváez empezó a interesarse por la electrónica y los sistemas, una pasión que a sus 27 años lo ha convertido en un experto en procesos de ingeniería inversa en Risaralda. “La institución de la que me gradué en 2006 tenía un enfoque en electrónica y allí entendí que detrás de todas las cosas, de las máquinas, había mucha ciencia e investigación”, recuerda. 

 

Una vez culminó sus estudios escolares, Nieto inició una carrera técnica en sistemas, mientras conseguía los recursos para estudiar ingeniería mecatrónica. Como explica él mismo, esta carrera en la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP) tenía un costo de matrícula estándar, es decir que su valor no varía según el estrato social del estudiante, como en las universidades públicas. Su tío, al ver su interés por la carrera, le ofreció pagarle los estudios siempre y cuando “mantuviera un promedio muy alto, y que a medida que aprobara los semestres comenzara a desarrollar las ideas de que tanto hablaba”. Aceptó el reto y en 2013 se graduó. 

 

En 2014, con 23 años, Nieto encontró trabajo en la Cámara de Comercio de Dosquebradas. Por esa época esta institución, por medio del recién creado Centro de Innovación y Desarrollo Tecnológico de la Manufactura y la Metalmecánica (Cindetemm), financió un mapeo de la industria metalmecánica de la región con el objetivo de desarrollar un proyecto para fabricar 20 prototipos de piezas aeronáuticas por medio de la ingeniería inversa. Y Nieto asumió el encargo. 

 

Como parte de un convenio Suscrito entre la UTP y la Cámara de Comercio, Nieto formuló un proyecto para caracterizar las 20 piezas, financiado por Jóvenes Investigadores e Innovadores. Este es un programa de Colciencias para ofrecer oportunidades a personas recién egresadas de las universidades para que se vinculen laboralmente a redes especializadas de conocimiento, por medio de una beca-pasantía. 

 

El asumió esta primera experiencia laboral e investigativa como todo un reto y despertó su pasión por la ingeniería inversa. En 2015, con el mapeo de empresas que podrían hacer los prototipos, Nieto y su equipo escanearon los repuestos originales y caracterizaron sus materiales. 

 

Con la descripción exhaustiva de las 20 piezas y con el mapeo de las empresas metalmecánicas de Dosquebradas, procedieron a determinar cuáles de ellas podían hacer los prototipos. El resultado fue un éxito: no solo lograron hacer las 20 piezas, sino que 5 obtuvieron el visto bueno de la Sección de Certificación Aeronáutica de la Defensa de la Fuerza Aérea de Colombia. Por eso, hoy la empresa que las fabricó las comercializa en todo el territorio nacional. 

 

Mientras trabajaba en este proyecto, Nieto comenzó su Maestría en Sistemas Automáticos de Producción en la UTP. Gracias a su alto promedio en el pregrado, obtuvo una beca, con lo que le cumplió la segunda parte del compromiso a su tío: mostrar resultados en el desempeño de la carrera. 

 

Su papá, un comerciante de productos de belleza, y su madre, una profesora de dibujo técnico y artístico, viven muy orgullosos con los logros de su hijo. Y su mecenas, es decir, su tío, se dio cuenta de que el trabajo de su sobrino podría aplicarse en la fábrica de muebles que tiene en Bogotá. “Al ver todo lo que yo hago en optimización e innovación en procesos, ha comenzado a pensar cómo le puedo ayudar a mejorar su empresa”, dice. 

 

Nieto, en desarrollo del programa de Jóvenes Investigadores e Innovadores, participó en un trabajo que muestra toda una serie de experiencias positivas: el Estado, la academia y la industria se articularon en torno a un proyecto productivo basado en CTeI; aumentó la capacidad de las empresas metalmecánicas de Dosquebradas; los empresarios vieron con claridad la importancia de la innovación tecnológica para mejorar la productividad; y hubo transferencia de conocimiento al sector privado. Él participó en esos logros gracias a su pasión por su carrera y por la investigación científica. 

Fuente: semana.com


Fecha: 01 de Mayo de 2018
Califique esta publicación
Puntuación: 4,8181818181818 / Votos: 11

Area de comentarios

RUBEN D 04 de Mayo de 2018 a las 14:20:04

MUCHAS FELICITACIONES.... HAGAMOS EXTENSIVA ESTA NOTICIA. PERSONAS COMO ESTAS SON LAS QUE NECESITA NUESTRA REGION Y NUESTRO PAIS.
ADELANTE ESTIMADO AMIGO.

Deja tu comentario: