Logo Sociedad en Movimiento

Edgar Orlando Cote, hacia una región universitaria


"Necesitamos más doctores y  más magísteres para fortalecer la calidad de la educación superior en Risaralda".

El actual rector de la Fundación Universitaria del Área Andina, Edgar Orlando Cote Rojas, asumió la presidencia de la Red de Universidades de Risaralda, con la meta de hacer de ésta una región universitaria. Para lograrlo es necesario no sólo cerrar muchas brechas, en especial en materia de calidad académica, sino también comprometer a la empresa privada y al gobierno para lograr esta meta. De la red hacen parte las once principales universidades que operan en la región.

  ¿Cuál es su mayor desafío como presidente de la Red ?

Es contribuir a un proceso que se viene pensando desde diferentes aristas: convertir a Risaralda en una región universitaria.

  ¿Qué tan lejos estamos de ese objetivo?

No es fácil y la verdad es que hay bastantes brechas. En una reunión con el programa ?Pereira Cómo Vamos? estuvimos revisando los índices de competitividad y vemos que hay muchas variables que debemos atacar desde distintos frentes. Desde la educación hay una brecha muy importante en el tema de calidad, tenemos unas universidades muy posicionadas con cobertura, con un número muy importante de estudiantes, pero nos faltan también muchos aspectos de calidad, más programas acreditados y mayores instituciones acreditadas.

¿En ese sentido qué hacer desde la empresa privada?

Todos los gremios deben que colaborar en aspectos de empleabilidad de los egresados, posicionamiento de ellos y otras tareas. Dentro de esas líneas, las Cámaras de Comercio, los gremios, los empresarios y Empresarios por la Educación son fundamentales. Y desde el gobierno debe haber una voluntad política desde la Gobernación y desde la Alcaldía para que la ciudad vaya hacia ese polo de desarrollo al convertirse en una ciudad unviersitaria.
 

¿Estas once universidades que población están atendiendo?

Estas once instituciones formales dentro de la Red de Universidades estamos representando una cobertura de 40.000 a 42.000 estudiantes de educación superior. Son más de200 programas de pregrado y postgrado, incluyendo maestrías y doctorados, en modalidades virtual, presencial y a distancia.

¿Y la oferta académica informal es también muy alta?

Hay que aprender a diferenciar entre los diferentes niveles de formación. Muchas de estas carerras se cursan en institutos que están vinculadas al sistema a través de la educación terciaria. No es que estén por fuera, porque no todos los colombianos accedemos a una educación profesional o por el área que se requiere la capacitación o porque están interesados en quedarse en cierto nivel de formación.
 

¿Qué tanto peso tiene esta masa de estudiantes?

Es una cifra que no es fácil determinar porque muchos instituciones que no están registrados en los sistemas normales, pero se cree que representan un 25% del total de los estudiantes formales.
 

¿Cómo va a operar ese convenio de movilidad estudiantil?

Lo que se busca es que un estudiante de cualquiera de las 11 universidades pueda tomar asignaturas o créditos académicos en otra institución, pero debe cumplir el reglamento tanto de la universidad de origen como de destino . Todos los procedimientos académicos corren por cuenta de la entidad que lo recibe y al final del período se reporta la nota en un máximo de 30 días hábiles. El carné le sirve para hacer uso de la biblioteca, usar las áreas deportivas y lúdicas. Obvio que la movilidad depende de que haya cupos en la universidad receptora.
 

¿Cómo opera ahí el tema financiero?

Ese es el principal objetivo para que no se generen problemas en el proceso: el alumno paga en la universidad de origen. En la región, el promedio del valor de las carreras de pregrado no difiere mucho y la idea no es que tome todo el semestre, sino una asignatura en la otra universidad.
 

¿Ya está en operación?

Se venía haciendo algunas pruebas piloto. Con este convenio formal lo que estamos es oficializando lo que se venía haciendo entre decanos y directores de programas. para dar ese nivel de compromiso de las rectorías y que se pueda hacer una estadística y seguir mejorando el modelo.
 

¿A qué le está apuntando la Red de Universidades?

Mis antecesores han trabajando en un proyecto desde hace 10 años y en este momento estamos en una nueva fase que es soportar un proceso que la red quiere liderrar: convertir a Risaralda en una región universitaria.
 

¿Qué se requiere para ello?

Desde el punto de vista académicos, varios aspectos: la calidad de las instituciones de educación superior, Pereira tiene muy buenas instituciones con programas en acreditación institucional y reacreditados; seguir cualificando la planta docente: necesitamos más doctores y más magisteres para soportar nuevos postgrados y fortalecer los trabajos de los estudiantes desde la investigación, en el aula, semilleros de investigación a nivel nacional e internacional.
 

¿Qué otros temas se deben considerar?

El tema de empleabilidad, por eso es importante que los gremios estén ahí porque es uno de los indicadores que se mide ahí. Hay que vincular a los gremios, asociaciones y empresarios para buscar soluciones de empleo. De otro lado, al traer entre 3.000 a 5.000 estudiantes nuevos a la región obviamente se requieren habitaciones, alimentación, aspectos lúdicos, de movilidad y entretenimiento. Así la educación superior se convierte en un polo de desarrollo por su efecto sobre otros sectores vivienda, construccion, restaurantes, bares.
 

¿Y en cuánto al gobierno?

El otro factor es el gobierno que tiene que ver con descuentos para estudiantes, tiquetes más económicos, transporte público más barato, ventajas en accesibilidad. esas son las brechas que hay que surtir.

Fuente: ElDiario.com

Fecha: 16 de Marzo de 2017
Lugar: Colombia
Regresar
Califique esta Publicación
Puntuación: 4,1282051282051 / Votos: 39

Area de comentarios

Deja tu comentario: